Avisos
Vaciar todo

¿Cómo parar el ruido mental?

2 Respuestas
2 Usuarios
0 Likes
78 Visitas
ESEM Training
Respuestas: 31
Admin
Topic starter
(@coachi28)
Miembro
Registrado: hace 2 años

Tenemos en promedio entre ochenta mil y noventa mil pensamientos por día, lo cual equivale a casi tres pensamientos por segundo según la persona, esto quiere decir que nos pasamos todo el tiempo cavilando, pero pocas veces somos conscientes del contenido de estos y según la Universidad de Harvard la mitad de nuestro tiempo estamos pensando en algo diferente a lo que estamos haciendo, esta desconexión hace que nuestra mente sea como una veleta, yendo de un lugar a otro sin rumbo.
La famosa rumiación o pensar demasiado es un problema común, pero cuando se sale de control puede provocar dificultades mayores como la interrupción del sueño, la “parálisis por análisis”; e incluso afectar la salud mental. Entender que nos hace entrar en el sobre análisis es muy importante para poder tener una vida plena.
Una forma de entenderlo es comparándolo con el momento en el que comes en exceso y sientes que tienes indigestión y te dices a ti mismo: he comido mucho, voy a parar. En tu mente funciona distinto no es tan fácil decir “estoy pensando en exceso, mente colócate en blanco” en muchos libros de autoayuda “los gurús” recomiendan dejar de lado los pensamientos negativos y centrarte en los positivos y no funciona así de sencillo, estamos hablando del órgano más sofisticado del universo, el cual aún no acabamos de entender, yo acudiendo al poder de la neurociencia te voy a proponer una serie de pasos que te pueden ayudar a reducir el ruido y aumentar la calma.
1. No eres tus pensamientos: entender y aceptar que tus pensamientos son solo creaciones mentales y que todas las veces no salen igual de bien como tú quisieras es difícil de aceptar, pero altamente liberador. La próxima vez que te descubras dando vueltas en círculos intentando atrapar tu cola, para y observa qué tan productivo es seguir haciéndolo y si reconoces la pérdida entonces toma un respiro y cambia tu atención hacia otro lugar.
2. Presta atención hacia donde te llevan tus pensamientos: pregúntate ¿esta idea me acerca o me aleja de las metas que quiero lograr? Qué pensamiento alternativo puedo tener de esta situación para seguir avanzando.
3. Rompe el bucle: Cada vez que comiences un pensamiento, no permitas que siga sin control. En su lugar, simplemente observa que lo detonó. Cuando haces esto, tu cerebro no se deja llevar por el impulso, sino que amplía la consciencia de la ventaja o desventaja de transitar por este rumbo.
4. Planea un momento para preocuparte: al planear las actividades de tu día dedica un espacio en el cual vas a colocar tu atención en los pensamientos intrusivos que te generan malestar elige una cantidad específica de tiempo, por ejemplo, 15 minutos. Durante ese momento, está perfectamente bien darle vueltas al asunto. Lo que estamos tratando de detener es el pensamiento constante.
5. Vive en el aquí y el ahora: Deja de divagar entre el pasado y el futuro. Dedica un momento cada día para respirar, meditar o si lo prefieres orar, el objetivo es que realices una práctica contemplativa que te ancle al presente.
Recuerda que tener una mente en equilibrio requiere dedicación y tiempo, ve practicando un paso a la vez hasta que tengas una mente más enfocada en el presente.
“No trates de expulsar los pensamientos. Dales espacio, obsérvalos y déjalos ir”.
Jon Kabat-Zinn

Fuente

 

 

Etiquetas del debate
1 respuesta
Gabriela Hun
Respuestas: 3
Customer
(@gabrielahun)
New Member
Registrado: hace 8 meses

Hola a todxs!!! Dejo por aquí mi comentario!
Totalmente de acuerdo! Creo que todas las sugerencias colaboran en reducir el ruido mental y que cada quién elije aquellas que le resultan cómodas y/o más efectivas.
En mi caso logré reducirlo bastante incluyendo prácticas de meditación (al iniciar el día y en la noche antes de dormir) y de mindulness, es decir estar con la atención plena en la actividad que estoy llevando a cabo en el momento... no siempre me sale, pero ese mínimo esfuerzo de intencionarlo por lo menos reduce la rumiación mental... Pero cuando sí lo logro, por ejemplo si estoy cocinando, me conecto con el sabor que quiero que tenga esa comida, qué ingredientes le darán dicho sabor, en qué orden los voy a poner, etc. y me doy cuenta de dos cosas: 1-disfruto de lo que estoy haciendo, 2-me siento "más liviana", sin niebla mental.
Saludos! 🙂

Responder
Compartir:
Ir arriba
Lamentamos molestarte con este mensaje, pero debemos advertirte que esta web usa Cookies. Puedes ver detalles clicando en el enlace \\\\\\\"Ver política de Cookies\\\\\\\"    Ver Política de cookies
Privacidad